miércoles, 5 de febrero de 2014

LXXV ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE DON ANTONIO MACHADO

ANTONIO MACHADO: Ligero de equipaje

Por Marino Liso

Publicado en la revista Umbral, de la Sociedad de Autores Independientes. ( Nº 3, página 3).

 

 

 

 

Cuando a finales de enero de 1939, Antonio machado llegó a Colliure en un pequeño tren de madera, venía ya derrotado, cansado y triste. El penoso viaje entre Barcelona y la frontera francesa había hecho mella en la delicada salud del poeta y en la de su madre, doña Ana Ruiz, que permaneció con él hasta el final. Su cuerpo estaba exhausto, pero más, si cabe, su alma. Salía de la España en guerra que tanto le dolía en esos momentos y a la que amaba con todo su corazón, gran corazón.

En España se perdió el maletín con sus apuntes y su cuaderno de notas. Con su ligero equipaje y el de otros muchos españoles desesperados, quedaron quizás sus últimos trabajos literarios, sus preciados versos y la poca esperanza que aún le podía quedar para seguir cantando, como tan magistralmente lo hiciera antaño, a España, a Soria, a Sevilla, a Leonor o a Guiomar.

No puedo imaginar el sufrimiento y el silencio del poeta en esos momentos. Ni siquiera el hecho de ser reconocido por un ferroviario en Colliure y la acogida dispensada por Pauline Quintana, dueña del hostal , y por Juliette, la propietaria de la pequeña tienda del pueblo, compensaban el dolor que debió sentir el poeta ante la ruptura tan traumática que suponía el exilio.

Tampoco el Dovy, pequeño riachuelo que discurre por delante del hostal, pudo saciar su sed de Duero, patente desde que abandonó su querida Soria, ni los plátanos suplieron a los álamos dorados ni al limonero que retrata en el escenario de su infancia en Sevilla. La mano que sostenía su pluma, no recibía el soplo del alma que había quedado vagando en una España oscura y derrotada.

Ese escaso mes, hasta su muerte, debió ser de un vacío inmenso. Tan solo consolado por las miradas al mar en aquellas tardes soleadas de febrero, no hilaban los versos en trozos de papel, aunque su mente no se apartara un segundo de los recuerdos dejados atrás, y a pesar de su inmenso amor latente y frustrado por Guiomar.

Cuántas veces , al cerrar los ojos, debió trasladar sus sueños a la sombra del Olmo Seco, buscando el Moncayo azul y blanco y añorando siluetas plateadas y llanuras inmensas.

En sus largos paseos, tuvo que echar de menos la mano de Leonor, su esposa fallecida en lo mejor de su juventud.

Son días bajos y tristes de Machado que, falto de musas, escribe notas en papeles arrugados como el que encontró su hermano José en su chaqueta tres días después de su muerte. Nos dejó escrito su último verso, un verso alejandrino realmente bello en el que nos transmite que regresa a su infancia:



Estos días azules y este sol de la infancia



Primaveras azules, otoños azules, sol de Sevilla y de Baeza, espigas doradas y atardeceres junto al Duero se pueden contemplar en este verso que resume el estado del poeta en esos duros momentos en los que, a pesar de todo, se aferra a su pasado como aferrándose a la vida que se va. También contemplo en él las luces de la República, ahora oscurecida, que, como buen maestro, supo transmitir. Es la luz de la infancia y la juventud y el sol de sus amores profundos lo que quiere expresar Machado en un verso sin signos de puntuación, sin principio ni fin, como queriendo abarcar, con su recuerdo, todos los momentos felices y todo lo que añoraba en el universo de sus mundos sutiles. Es como un suspiro de nostalgia.

El veintidós de febrero de 1939, a la hora de partir, falleció Don Antonio Machado, tan cerca y tan lejos de la España que adoraba, casi desnudo, como los hijos de la mar.



¿No ves, Leonor, los álamos del río

con sus ramajes yertos?

Mira el Moncayo azul y blanco; dame

tu mano y paseemos.




1914

Campos de Castilla

Antonio Machado

lunes, 16 de septiembre de 2013

JUAN MIGUEL DE ALASTUEY (Personajes ilustres de Erla, 3)


JUAN MIGUEL DE ALASTUEY


La verdad es que no hay muchos datos de este médico,
que debió ser ilustre en su tiempo. Sabemos que nació en Erla a mediados del siglo XVII.
Médico-cirujano, desarrolló su actividad profesional en Zaragoza, en cuya Facultad de Medicina había estudiado, alcanzando el grado de doctor en 1672. Un año más tarde fue admitido en la Cofradía de San Cosme y San Damián, de médicos y cirujanos. Ostentó diversos cargos en el Hospital de Nuestra Señora de Graciacomenzando por los más modestos hasta llegar a ser cirujano de heridas. Muy en la línea de las polémicas de la época, escribió un Tratado en forma de consulta médica legal sobre la capacidad intelectual de un mudo de nacimiento (Zaragoza, 1680), dictamen de tipo médico forense en el que actúa con agudeza y objetividad, revelando además un conocimiento aceptable de las ideas científicas vigentes sobre el tema.
Aparece citado en un libro de Felix Latassa, publicado en 1800, y titulado "Biblioteca Nueva de los escritores aragoneses que florecieron desde el año de 1689 hasta el año de 1753"- En esta cita consta que nació en la Villa de Erla.

lunes, 9 de septiembre de 2013

CELESTINO COMPAIRED (Personajes ilustres de Erla,2)

CELESTINO COMPAIRED

 




Celestino Compaired y Cabodevilla, fue otorrino de Palacio y se ocupó especialmente del Infante D. Jaime, heredero al trono y sordo desde muy niño .Nacido en 1858, en Erla, Zaragoza, presidió en 1896 el Primer Congreso Español de Otorrinolaringología, especialidad en la que fue el más destacado de su tiempo, desde la Clínica El Refugio de Madrid. También fue uno de los precursores de la extracción de cuerpos extraños de esófago y vías aéreas con endoscopia.

Se cuenta que, desesperado por las interminables sobremesas de Palacio, Celestino, cuando consideraba suficiente el tiempo dedicado a escuchar al rey Alfonso XIII, se levantaba de la mesa alegando que tenía muchos enfermos que ver. Al rey le caía relativamente en gracia su forma de ser y para no demostrar ofensa por el desaire comentaba: "hay que ver lo  terco que es el maño".

Falleció en Madrid el 7 de diciembre de 1942, a los ochenta y cuatro años de edad.

No tengo constancia de los años que permaneció en Erla durante su infancia o juventud.

Estudió en Zaragoza y ejerció su profesión, los primeros años de su vida laboral, en Navarra.

Dejó una amplia bibliografía, que hoy se puede comprar y consultar, destacando las siguiente obras:
:




La Ozena y sus complicaciones.
COMPAIRED Y CABODEVILLA, Celestino.


Zaragoza, Tipografía de M. Payá y Compañía, 1911. 4to. alargado; VIII-292 pp., con 45 ilustraciones entre el texto.

Neurastenia y pseudofobias de origen intranasal.

Celestino Compaired


1903, Madrid, Imp.Enrique Teodoro, 1ª edicion, 23x16, 12 pags., folleto con tapa rustica impresa a 1 tinta con manchas, 40 grs., buen estado .

 

Topografía de Estella y del partido Médico-Quirúrgico de Villatuerta, Navarra.

Precedida de un prólogo por el Dr. D. Angel Pulido... (Obra premiada con medalla de oro... por la Real Academia de Medicina y Cirugía de Barcelona. 1887. Imp. de Gabriel Pedraza. Madrid. Edita Librería de Robles y Cía. Col. Geografía Médica Española. 1 Vol. . XII pp. + 351 pp. Cuarto. Media Piel. Medicina / Farmacia / Homeopatía / Medicina Natural / Masaje (General), Siglo XIX , Sociología / Estadística / Demografía / Laboral / Asistencia Social , Vasco-Navarro (Navarra) . Exhaustiva monografía médica de la comarca navarra, plena de cuadros estadísticos y detalles informativos sobre todas las variables influyentes en la Salud Pública del lugar.
 

 


 


En este enlace podeis ver su esquela en ABC.

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1942/12/08/038.html

viernes, 6 de septiembre de 2013

EL TENOR ARAMBURO (Personajes ilustres de Erla, 1)

El pasado verano, el Ayuntamiento de Erla, con la colaboración de todas las asociaciones de carácter cultural existentes en el municipio, celebró los actos del centenario de la muerte de Antonio Aramburo, tenor erlano de renombre universal en su época.

Tras dicha celebración, que tuvo bastante repercusión a nivel comarcal y provincial, varias personas me han pedido que divulgue en el blog la biografía de este personaje.

Aprovecho esta circunstancia para iniciar la difusión del curriculum  de este erlano ilustre y de otros que permanecen en el olvido en cuanto a su relación con Erla, su lugar de nacimiento.






 



Antonio Aramburo
Erla, Aragón, 17-I-1840 – Montevideo, Uruguay, 16-IX-1912. Tenor de ópera. Sexto hijo de una familia acomodada inició estudios de ingeniería, pero a los veintiséis años se decidió por los de canto, recibiendo en Madrid lecciones del maestro Antonio Cordero, importante pedagogo de la época, y continuó sus estudios vocales, de solfeo y la lengua italiana en Milán con el maestro Codara.
Debutó con la ópera Sapho de Pacini en el Teatro Carcano, de Milán, en 1869 junto a la soprano Regina Ferni y el barítono Leone Giraldoni. En 1871 debuta en Madrid en el Teatro de la Zarzuela con un amplio repertorio junto a la soprano Pilar Bernal. En 1872, en Florencia, obtuvo su primer gran éxito interpretando Norma. En la temporada 1872-73 debutará en el Liceo como Manrico de nuevo con Giraldoni y Carolina Ferni. En el año 1873 viaja a Inglaterra como tenor de la temporada Mapleson, junto a los tenores Italo Campanini y Victor Capuol, debutando en Drury Lane el 1 de Mayo como Fernando en La Favorita, el 25 de Mayo como Manrico y el 5 de Julio como Pollione. Las criticas del Times son muy favorables situándolo como un valor importante en la compañía, destacan su Pollione bien cantado en arias, recitativos y dúos y su por su vigor, destaca también su “Pira” del Trovatore frente a un mas interesante Campanini en el “ah si, ben mio”, tenor este con el que compartió temporada. Prosigue en Dublín con Favorita, Trovatore , Lucrezia Borgia y Lucia di Lammermoor, de la primera el Irish Times destaca su juventud, su voz natural, poderosa en el registro bajo y agudo junto a una buena presencia escénica, sin embargo deja que desear su fraseo en la Favorita, pero como Manrico fue mas aplaudido, como Gennaro el crítico destaca su delicadeza y dulzura, donde bisa “Di pescatore “, y finalmente en Lucia el éxito es completo y se destaca frente anteriores papeles.

Tras alcanzar renombre en Europa, en 1874 es contratado por el Teatro Colón, de Buenos Aires, donde se le trata como a una de las grandes voces del momento y participa en la función extraordinaria que inaugura la línea telefónica transoceánica con la asistencia del presidente de la República. Su Fernando de la Favorita es triunfal, y en el “Spirto gentil”se destaca su ataque al agudo en pianissimo con un Si natural vibrante y la vuelta al piano que entusiasmo al público asistente. Tambien cantará Joné, Il Guarany, La Juive y Lombarda, y al año siguiente I Capuleto e I Montecchi, Ese mismo año también cantó en Montevideo.
En la temporada 1875 cantará en el Liceo de Barcelona Norma y Lucrecia Borgia, esta última con gran éxito pese a estar indeleble el recuerdo de Gayarre en uno de sus principales papeles.
En 1875 cantará Lucia di Lammermoor en la Opera de Paris donde será felicitado por Charles Gounod al cual causa una profunda impresión por su poderosa y bella voz. En 1876 Enrico Tamberlick podrá verle en la Forza del destino en Paris en el Teatro des Italiens, situándole como su sucesor para los próximos años. También aquí cantará este año Poliuto con gran éxito. En Abril dará un concierto en Niza donde llega a filar el Do agudo. En 1877 debutará en Napoli como Manrico alternando en escena con el tenor Roberto Stagno.
En 1879 cantará Poliuto en el Teatro Carlo Felice di Genova como celebración al primer aniversario del Concurso Regional Agrario junto a Teresa Brambilla-Ponchielli, Erasmo Carnili y Angelo Tamburini con gran éxito de prensa que destaca la extensión, luminosidad y agilidad, capacidad para respetar los trinos hasta en las notas mas agudas.

El 30 de Diciembre de 1879 debuta en La Scala de Milan como Radames y aunque no fue bien recibido, según comenta O’Neill intentó cantar el papel de Radames como lo hacia Tamberlick y empezó a recibir silbidos y protestas, de forma que los empresarios, hermanos Curti, le pidieron que cantase otras operas a lo que Aramburo se negó y en la siguiente función terminando el “Celeste Aida” dio un Si bemol potente y prolongado que levantó al público de sus asientos y acabó con un gran éxito, haciendo 23 representaciones de Aida en la temporada. El 27 de Enero cantó Lucia junto a Emma Albani, pese al éxito inicial con la Albani esta fue sustituida por Harris Zugarri que no estando a la altura de su fama en la escena de la locura fue silbada y Aramburo por considerar injusta la protesta abandonó la escena antes del final, así acabó siendo reemplazado por Guardenti y nunca más volvería a cantar en la Scala.
En enero de 1879 publicaba un diario zaragozano: «Nuestro compatriota el célebre tenor Aramburo, hijo de Erla, ha conseguido últimamente entusiastas ovaciones en el Teatro de la Paz, de La Habana, sobre todo con las óperas Forza del destino, Guarany y Trovatore. En esta última había sido llamado a la escena dieciséis veces. También el este año hace su debut en Nueva Cork en la Academy of Music en Rigoletto, Lucia y Il Trovatore.
Se dice que la década de los setenta fue la más brillante de su carrera, en la que público y críticos estuvieron de acuerdo en calificarle como uno de los mejores entre los grandes tenores de su tiempo.
El 12 de Octubre 1881 debuta en el Real de Madrid en la Forza donde la critica de La Correspondencia Musical dirá que no es una opera interesante, y del cantante destaca su voz robusta, igual, timbrada y extensa e insinuante en todos sus registros, al terminar recibió una gran ovación y tuvo que salir a saludar repetidas veces.

Cantará después Rigoletto con Fanny Toresella y Francesco Pandolfini, y Trovatore y L’Africana (Toresella, de Reszke, Brogi y Vidal), con escasa fortuna, más por sus problemas de salud y de carácter que por sus cualidades como cantante. De la Africana se destacó su “O Paradiso” pero en el resto de la obra no se mostró igual con sensación de vulgaridad en algunos momentos.
En 1882 se crea una empresa para dar en el Teatro Lírico de Barcelona veinte representaciones de ópera que empezaron el 13 de septiembre con un personal en el que se contaban muy pocas notabilidades. Aramburo participa en Rigoletto, Lucia y en Il Trovatore, que había cantado seis años antes en otro teatro de Barcelona presenta según la crítica los defectos que va notamos entonces á este artista, lejos de haberse corregido, todavía fueron mas notables, pues su brío y «slancio» no cohonestan su estilo incorrecto y su poca seguridad en el canto.

Siguió cantando en esta década por Europa latina hasta 1889 despues de un nuevo escándalo en Lisboa, y en Rusia hasta 1896 donde actúo por última vez en Odessa en Carmen.
En 1892 en Valparaíso se destaca que su voz sin perder poder y sonoridad ha ganado en suavidad, dulzura y sentimiento. En 1897 en el Teatro de la Victoria de Valparaíso si se observa esta merma de facultades pero se destaca su flexibilidad y vocalización, lo que es de destacar en un tenor de 57 años en aquellos tiempos y con el repertorio que seguía.
En 1898 se presenta en el teatro principal de México donde Amado Nervo le cita como un artista precioso, capaz de filigranas que gustan al público pero ya en el declive, deseando una retirada honorable.
Aramburo fue el único astro lírico capaz de hacerle sombra en España al mítico Gayarre. Libérrimo, genial, tenía un carácter antojadizo e histérico, propio de un gran divo. Una noche, por ejemplo, hallándose actuando en la Scala de Milán, abandonó el escenario a mitad de actuación, se retiró a su palacio milanés, preparó unas migas, se impuso un cachirulo y la lió a cantar jotas. En otra ocasión, en el Teatro Real, molesto porque Alfonso XII y la reina María Cristina no habían acudido a su estreno, abandonó las bambalinas y se dirigió a la plaza de Oriente para cantar a sus estatuas "Di quella pira..."

En su vida personal y sentimental no fue muy afortunado; contrajo matrimonio con la soprano norteamericana de nombre artístico Ada Adini, quince años menor que él, unión de la que nació una hija; los problemas originados por las actuaciones de ambos en diferentes teatros y fechas acabaron en ruptura. Aramburo llegaría a ganar más de tres millones de pesetas a lo largo de su carrera. Cifra astronómica para la época, pero que no le sirvió para eludir la miseria. El Teatro Solís de Montevideo acabaría empleando como portero a quien tuvo al mundo a sus pies. Antonio Aramburo, olvidado, pobre y solo, murió en la capital uruguaya, en 1912.

La importancia de Aramburo como artista se centra en que por edad se convierte en el nexo de unión entre la tradición de Manuel García y cantantes posteriores como Julián Gayarre, Julián Biel, José Palet, José García, y unido al hecho de que en su siglo los compositores aún “dirigían” las composiciones hace que sea importante para valorar y recuperar el arte del canto en nuestros días.
Celletti señala que hasta 1959, año en que aparece una grabación de “Nium mi tema” de la G&T, no existían grabaciones del artista aragonés, de ahí la relevancia de la aparición de estos registros en cera de la compañía fundada por el propio artista. De su arte nos dice Celletti que en 1876 el critico de la Gazzeta dei Teatri escucha en concierto a Aramburo ejecutar magníficos agudos a partir del la y filados sobre un do. Sin embargo parece que en la Scala di Milano se juzga que el passaggio no era tan limpio y vibrante como las notas agudas y algunas notas son demasiado abiertas. Enrique O’Neill, profesor de canto y fisiólogo de la voz que acompañó al tenor en muchas actuaciones por Sudamérica y Europa lo señala en su libro “la voz humana” como el tenor mas merecedor de la fama universal que hubiese escuchado, y en su libro analiza a Gayarre y Tamberlick por situar su figura.

Aramburo había fundado en 1900 en Montevideo de la «Compañía de Impresiones Fonográficas del célebre tenor Antonio Aramburo» pero la aparición en fechas próximas de la relación de 48 cilindros impresionados directamente por el célebre tenor, todos los cuales llevan estampada su firma en una de las extremidades, el los que figuran principalmente arias o romanzas operísticas y diversas composiciones románticas de la época, se convierte en un hallazgo muy importante para los amantes de la opera; en las grabaciones también se incluyen unas pocas canciones de zarzuela, entre ellas, con el número 37 y junto a unas malagueñas de Álvarez, se incluye la jota de La Dolores de Tomás Bretón.
Lo que nos han legado sus discos de su voz aún siendo esta grabado a los 61 años de edad y ya fuera de los escenarios nos trae de vuelta a la antigua escuela de canto tanto por la emisión del sonido y su timbre como por el tratamiento de lo escrito. Una voz de agudo fácil, vibrante y cálida. Escuchado estos discos se observa:
En “Niun mi tema” como dice Celletti la grabación sorprende por la frescura y brillantez de la voz de Aramburu así como por la morbidez de la emisión. La dicción es excelente y el fraseo noble y bien sostenido por un buen legato. El tempo del aria es lento incluso mas al final, en su contra señalar la entrada fallida y la omisión de varias batutas.
En “J’ai vu, nobles Seigneurs” de l’Africana su tono abierto y brillante se une a un canto declamado, un bello rubato, y la inserción de grupetti e mordenti que le hacen muy singular, pero también se observa alguna apoggiatura que hay que perdonar en la edad del artista y una preparación al imponente agudo de gusto menor. Su canto esta centrado del mezzo forte al fortissimi con magníficos agudos bien sostenidos. La grabación en si es muy buena.
En “Morir, si pura e bella” instruido por Verdi en como cantar la entrada con voce cupa, vemos a Aramburo cantar sin sombra alguna del verismo que ha afectado a Verdi en el siglo XX, y podemos observar lo que Manuel García llama “voix sombrée”, alguna appoggiatura y algún diminuendo son aportaciones del cantante, en una interesante visión del momento.
Finalmente en “La partida” le escuchamos en español, cantando muy bien la canción de Álvarez con gran pasión en “ Montes de Aragón” que no volvería a ver.
Solo nos queda desear la recuperación de más grabaciones de este insigne tenor español del siglo XIX que tanta gloria dio a la Opera, quede aquí nuestro sentido recuerdo.




                                                             Antonio Aramburo

 

Repertorio:

Saffo-Milano, Carcano, 2 August 1871
Norma-Venezia, Teatro Comploy, 25 December 1871
La Favorita--Venezia, Teatro Comploy, 6 January 1872
Il Trovatore-Venezia, Teatro Comploy, 21 January 1872
Rigoletto-Dublin, Royal, 23 September 1873
Lucrezia Borgia-Dublin, Royal, 29 September 1873
Lucia di Lammermoor-Dublin, Royal, 3 October 1873
Jone-Buenos Aires, Teatro della Opera, 11 June 1874
Il Guarany-Buenos Aires, Teatro della Opera, 27 June 1874
La Juive (Léopold) -Buenos Aires, Teatro della Opera, 29 August 1874
I Lombardi-Buenos Aires, Teatro della Opera, 1 September1874
I Capuleti e i Montecchi-Buenos Aires, Teatro della Opera, 14 November 1874
La Forza del Destino-Faenza, Comunale, 11 August 1875
L'Africana-Moscow, Bolshoi, 20 September 1875
La Traviata-Moscow, Bolshoi, 23 October 1875
Poliuto-Paris, Italien, 5 December 1876
Aida-Sevilla, San Fernando, 20 May 1879
Zilia-Havana, Payret, 29 January 1881
Modello (Composer Bimboni)-Berlin, Skating Rink, 30 May 1882
Faust-Santiago, Municipal, 7 August 1883
Le Prophète-Santiago, Municipal, 6 October 1883
Mefistofele-Warsaw, Letnis, 19 August 1887
Cavalleria Rusticana-Odessa, Municipal, 5 January 1892
Carmen-Odessa, Municipal, 20 February 1892



BIBLIOGRAFÍA:

• Bibliog.: García de la Puerta López, Vicente: Pasajes de la vida del Tenor Aramburo. Centro de Estudios de las Cinco Villas – Institución Fernando el Católico. Ejea de los Caballeros, 1998.
• Bibliog.: Rodolfo Celletti: Le grandi voci.
• Bibliog.: The record collector. Dic-1998.
• Bibliog.: García de la Puerta López, Vicente: Pasajes de la vida del Tenor Aramburo. Centro de Estudios de las Cinco Villas – Institución Fernando el Católico. Ejea de los Caballeros, 1998.
• Bibliog.: Rodolfo Celletti: Le grandi voci.
• Bibliog.: The record collector. Dic-1998.

  • Il Corriere della Grissi.

 

 

 

 

 

 

 

 

domingo, 11 de agosto de 2013

MONLORA 2013

Dentro de los actos programados por el Ayuntamiento de Erla para el verano, siempre destaca, por su participación ciudadana, la jornada de senderismo a Monlora, que, desde hace ya muchos años, se viene repitiendo en nuestra localidad.



En esta ocasión hemos sido 120 personas, de todas las edades, los que hemos  disfrutado de una mañana exultante de armonía y buen ambiente.

Este año ha sido generoso en lluvias y el monte lo agradece con verdes tonos y aromas espectaculares que no siempre son tan intensos como en esta ocasión.

El almuerzo ha sentado muy bien para reponer fuerzas y, entre gozos y jotas, hemos dilatado un poco los pulmones.

La carrasca ha sido testigo hospitalario del evento y, bajo su sombra y sobre sus peldaños, hemos inmortalizado con una foto que conservaremos, como todos los veranos, una jornada de hermandad.

domingo, 20 de enero de 2013

Manuel, un buen alcalde.

Hoy, día de San Sebastián, copatrón de Erla, el pueblo se ha sentido satisfecho. El cura ha venido al acto aprisa y corriendo porque tenía que atender el resto de su feudo.
Pero esto no es lo importante, lo importante es que hoy, día de San Sebastián, Erla ha valorado el esfuerzo de Manuel Angoy por sacar adelante un proyecto necesario y útil, el Centro de Usos Múltiples de Erla.
Sé que Manuel Angoy ha sido arropado por toda la corporación municipal en este proyecto, pero él se ha volcado. Ha dado todo lo que tenía dentro para colmar las necesidades de la tercera edad, de las asociaciones, del  pueblo de Erla sin excepciones.
Una jota le ha hecho emocionarse, gracias a la Rondalla de Erla, que ha entendido el esfuerzo.
Lágrimas de emoción se han  podido ver entre los asistentes al acto. Lágrimas sinceras, verdaderas y poco habituales hasta hoy, que tenemos un alcalde al que valoramos, seamos del signo que seamos, pero no podemos resistirnos a la evidencia de la buena voluntad.
  Enhorabuena a toda la corporación por un nuevo valor añadido con el centro de usos múltiples, pero, sobretodo, enhorabuena  a Erla por el alcalde que tiene.Disfrutadlo, porque así lo habéis querido con vuestros votos.
Hoy tenemos algo más que conservar y utilizar, que se ha plasmado en menos de un año.
Gracias, Manuel, eres nuestro alcalde y el pueblo te quiere. Enhorabuena por tu impecable gestión.





jueves, 20 de diciembre de 2012

EL CANFRANERO

En septiembre de 1969 tuve mi primer contacto con este tren mítico de Aragón que, en aquellos tiempos, lo considerábamos sólo un medio de transporte en una época en la que no teníamos coche.
Desde 1969 hasta 1976 era habitual que yo utilizase el autobús (el coche de Ayerbe) para desplazarme desde Erla hasta Ayerbe, donde cogía el tren que me llevaba hasta Jaca.

Ya hace años que tenía ganas de repetir este viaje que, aunque lo he hecho en muchas ocasiones, en coche, me quedaba el gusanillo de rememorar aquellas experiencias.

Cuando me enteré de que venía el fin del mundo, tomé la decisión de no demorarlo más y el 19 de diciembre de 2012 me desplacé desde Erla hasta Ayerbe en coche (el autobús hace años que desapareció) con la intención de subirme al Canfranero.

La carretera hasta Ayerbe es mala, pero el paisaje es bonito.  Pasas por Valpalmas, Casas de Esper, Ardisa,Biscarrués, Piedramorrera, Losanglis y Ayerbe. En poco más de media hora, estás en la estación donde antaño había cantina y podías degustar las famosas tortas de Ayerbe. Hoy la cantina está en estado ruinoso, pero la estación sigue en pie. Sólo estábamos el Jefe de Estación y yo. Recibí, por su parte, un trato exquisito y, entre los comentarios que me hizo mientras esperaba la llegada del tren, noté cierta nostalgia de los años en que esta línea estaba realmente viva. Me confesó, al final, su temor  a que este servicio desaparezca en poco tiempo.

Subí al tren a la hora prevista (puntualidad rigurosa) y ya me estaba esperando el revisor, que me dio la bienvenida y me deseó un buen viaje. Mi sorpresa fue mayúscula cuando me di cuenta de que yo era el único viajero.

El trayecto fue espectacular. Salimos de Ayerbe y, en unos minutos, estábamos en las entrañas de los Mallos de Riglos. Siempre por la margen derecha del río Gállego, después de cada túnel hay alguna sorpresa. Casi navegas por el embalse de La Peña y, a partir de ahí, asciendes el curso del río hasta Sabiñánigo, pasando por Riglos, Concilio, Anzánigo, Santa María y la Peña, Caldearenas y otros pequeños pueblos.

De Sabiñánigo a Jaca, el paisaje se relaja, aunque puedes ver, a lo lejos, los bonitos pueblos del Serrablo.

Cuando llegas a Jaca, lo primero que te encuentras es la silueta de Rapitán, a cuyo fuerte subía, a menudo, andando siendo niño. El barrio de los gitanos se ha convertido en zona de apartamentos de lujo.

El trayecto de la estación al centro ha cambiado mucho. Lo que antes eran sólo campos y alguna casa aislada, es hoy un sinfín de bloques y avenidas.

Me alojé en el Hotel Mur, quizás el más antiguo de Jaca. El trato y el servicio son excelentes. Me llamó la atención su decoración a base de cuadros originales que representan a grandes personajes que se han alojado. Están Alfonso XIII y Juan Carlos I, pero tambien Ortega y Gasset, Ramón y Cajal, Unamuno, Antonio Machado, etc.

Desde la habitación se divisa la Ciudadela, el antiguo edificio de Radio Jaca, el Seminario y el pico de Collarada.


Pasé el día recorriendo las calles de Jaca, la Catedral, los glacis de la Ciudadela, la calle Mayor, e paseo de la Cantera hasta el árbol de la Salud (que ya murió), el paseo de Oroel....

En fín, fue un día inolvidable que espero volver a disfrutar. Recomiendo esta ruta y espero que el Jefe de Estación de Ayerbe se equivoque al vaticinar la desaparición del Canfranero.






viernes, 24 de agosto de 2012

EN RECUERDO DEL SR. FRANCISCO

Hoy, hemos enterrado a la señora Carmen. Casi no la recuerdo, por los años que ha pasado de enfermedad y los años que yo estuve fuera del pueblo.
A quien sí recuerdo, con absoluta nitidez, es a su marido, el señor Francisco. Fue un personaje
ilustre en este pueblo durante muchos años. Hombre serio, responsable, polivalente, afable y educado, capaz de resolver cualquier problema de quien fuese. Fue, también, eficaz alguacil, brillante cartero, sonoro pregonero, cobrador de recibos del médico, del practicante... y muchas cosas más.
Lo recuerdo, como  un buen hombre que, siendo yo un niño, y él cartero, me trajo un album, que venía por correo, en un enorme sobre que tuve que coger con las dos manos. También recuerdo sus regañinas cuando nos sorprendía con los tiradores (tirachinas), cazando pájaros.
Eché de menos un homenaje del Ayuntamiento cuando nos dejó. Pero, hoy, desde este humilde espacio, quiero  agradecerle, en nombre de muchos, lo que hizo por este pueblo, del que fue adoptado, pero , quizás, el mejor hijo adoptivo. Allá, donde estés, Francisco Gutiérrez, recibe el reconocimiento de este pueblo  al que serviste, hoy que te reunes con tu esposa.